Tener amigos en el trabajo te ayuda a ascender

Si estás decidido a crecer en tu carrera profesional, debes organizar un plan de preparación y capacitación para mejorar los conocimientos técnicos que te lleven a especializarte en el sector en el que te encuentras, ser más productivo y útil para la compañía, aumentar la responsabilidad y participación.

Pero si este plan fracasa y el ascenso nunca llega, es posible que, incluso sin darte cuenta, estés cometiendo errores que frenan tu carrera y que se deben diagnosticar y evitar para continuar creciendo en la organización. Una de estas equivocaciones es la manera en la que el trabajador se relaciona con sus colegas.

Victoria Valle, consultora independiente de Recursos Humanos, y Arturo Reveles Márquez, director de la consultoría en productividad CGP, coinciden en que un factor importante para ascender es crear lazos con los compañeros de trabajo de cualquier nivel, no solo superior y medio, en la estructura organizacional.

Te interesa: 5 consejos para obtener un ascenso en el trabajo

“Es sumamente necesaria la inteligencia social. Para poder hacer algo, tengo que darme cuenta de que debo tener redes y alianzas. Mientras más personas conozca en mi vida profesional, más rápido y de mejor manera puedo ir creciendo. Nunca sabes si la persona que tienes a tu lado va a ser tu próximo jefe o proveedor”, apunta Valle, que hasta 2016 se desempeñó como directora de Recursos Humanos de la Agencia Espacial Mexicana (AEM).

Las relaciones positivas con los compañeros pueden apoyar el crecimiento y postularte para ocupar una vacante más arriba en el organigrama. Además, la empatía que se puede tener con ellos y la relación de trabajo que mantengan abre la posibilidad de avanzar, debido a que esta comunicación es una de las características de un buen líder, explica Reveles.

Para poder diagnosticar esta carencia y mejorarla, la especialista recomienda solicitar la opinión de alguna persona a la que se admire porque posee esta habilidad; puede ser desde un directivo de la compañía hasta un coach o un familiar. Después, comenta que la mejor manera de generar empatía con los colegas es escuchando. “No sólo se debe buscar aprovecharse de las situaciones, se trata de ver de qué manera puedo colaborar con alguien más para lograr objetivos. Entonces, a largo plazo me puedo dar cuenta de que formé redes de apoyo”, detalla Valle.

Lee también: El nuevo perfil que te dará el ascenso que buscas

Reveles agrega que esta convivencia se debe hacer de manera consciente, es decir, pensando en que se está desarrollando la habilidad de socializar. Al hacerlo de esta manera, se genera una actitud de aprendizaje y, con la práctica, se generará una mejor manera de relacionarse con los compañeros.

Otro de los frenos inconscientes es la inteligencia emocional. O, más bien, la falta de ella. Para Valle, una persona que reacciona de manera impulsiva o explosiva ante situaciones de la empresa puede provocar que no sea considerada para un ascenso en la compañía.

A veces es complicado identificar este error, pues quien lo comete puede no aceptar que su manera de actuar es incorrecta. Este tipo de personas se justifican alegando que son pasionales o culpan a la situación para explicar su acción. Para este tipo de casos, es elemental realizar el autodiagnóstico.

Valle recomienda la visualización. “Observa como (si fueras) un ser que está varios metros arriba. Identifica qué fue lo que pasó en una situación en la que reaccionaste negativamente, como si no fueras tú quien estaba viviendo la situación. Lo que se busca es la autoobservación. ¿De qué manera reaccionaste? Si pudieras volver a vivir esa situación nuevamente, ¿cómo te gustaría hacerlo? O si en esa situación estuviera alguien que admiras, ¿cómo hubiera reaccionado a diferencia de lo que tú hiciste?”, comenta.


Proyección



La imagen también es un factor que puede afectar el desempeño profesional. Por ello, la especialista recomienda preguntarse qué imagen se quiere proyectar a los demás. Para esto se debe identificar cuál es el público objetivo, para quién y en qué compañía se trabaja pero, sobre todo, la imagen debe ser congruente con la esencia del trabajador.

Y no se trata solo de la imagen física, sino de lo que se proyecta. Valle comenta que es necesario ser claro en los mensajes y ser auténtico. “No necesito utilizar palabras rebuscadas, ni demostrar que tengo tantos estudios. Lo que necesito hacer es que mis mensajes sean precisos”, señala.

¿Y has analizado qué tipo de justificaciones das ante los errores? Si nunca aceptas que te has equivocado y pones pretextos sobre lo ocurrido, muestras falta de responsabilidad sobre tus acciones.

“Cuando diriges a un equipo de trabajo los conocimientos técnicos sí son necesarios, pero prevalecen las habilidades suaves de liderazgo, como la comunicación y relación con el equipo. Es por esto que son tomadas en cuenta al momento de calificar si alguien subirá de posición”, advierte Reveles.

]]>

Extraído de Expansión..
Leer desde la fuente original.

line
Powered by WordPress | Designed by Elegant Themes